Terapia con animales: cómo iniciarse y beneficios para la salud mental

| por Fundación Juan XXIII

La terapia con animales se perfila como una de las opciones terapéuticas más únicas. También conocida como TAA o terapia asistida con animales, se basa en un enfoque holístico del bienestar que comprende salud mental, emocional y física, entendiendo que la interacción con animales tiene impactos positivos en todos estos aspectos en la vida de una persona.

Nueva llamada a la acción

 

Su alta accesibilidad es otra de las razones del actual reconocimiento de la terapia con animales. Así, puede aplicarse a una variedad de entornos, incluyendo hospitales, centros de rehabilitación o escuelas, entre otros muchos. 

La terapia asistida con animales puede utilizarse como complemento a otros tipos de terapias, pues se ha comprobado que la presencia de animales puede minimizar algunas barreras emocionales. Además, propone un enfoque no invasivo, de modo que es bien recibida por multitud de personas, independientemente de su edad o condición.

Varios estudios que citaremos más abajo respaldan la efectividad de la terapia asistida con animales para la salud mental y emocional. Por ello, en la actualidad muchas organizaciones están optando por acudir a la TAA en busca de sus beneficios. Te los contamos, y hacemos un breve repaso a cómo dar el paso para implementarla.

 

¿Qué es la terapia con animales?

 

La terapia asistida por animales (TAA) implica que profesionales de la salud mental o terapeutas lleven a cabo intervenciones con la participación de animales domésticos. 

Así, la terapia con animales tiene como objetivo mejorar el bienestar emocional, físico y psicológico de las personas a través de la interacción con animales, que van desde perros (conocida como canoterapia o terapia con perros), a gatos o caballos, entre otros.

Acariciar a los animales, alimentarlos, jugar con ellos… son muchas las interacciones que abarca este tipo de terapia, todas ellas en busca de proporcionar una sensación de calma y conexión emocional que puede ser beneficiosa para muchas personas.

En este sentido, la terapia con animales se aplica en una variedad de contextos y poblaciones, desde niños con trastornos del desarrollo, a personas mayores en residencias, personas con discapacidades físicas o mentales o personas que sufren de ansiedad u otras condiciones de salud mental.

Más allá del papel de los animales, en la TAA hay una participación activa de un profesional de la salud o especialista terapéutico, que diseña e implementa intervenciones.

Por ejemplo, en FUNDACIÓN JUAN XXIII utilizamos terapia asistida con animales como parte de nuestros servicios de apoyo y calidad de vida para personas en situación de vulnerabilidad psicosocial.

 

3 beneficios de la TAA (terapia asistida con animales)

 

Mejora en el estado de ánimo

La interacción con animales puede tener un efecto directo en la mejora en algunas condiciones mentales como estrés o ansiedad o, en general, en el estado anímico de los participantes. 

Así, la literatura científica sobre TAA apunta a que es capaz de reducir los niveles de cortisol (la hormona del estrés) y aumentar la liberación de oxitocina, serotonina y dopamina, todos ellos asociados con el bienestar y la felicidad.

 

Estimulación social

Además de elevar el ánimo, la terapia asistida con animales también es una oportunidad para la interacción social de los participantes. A través de una intervención terapéutica bien planteada, se trata de que las personas involucradas compartan experiencias, tanto con otros participantes como con el terapeuta.

La propia experiencia de comunicación con los animales es positiva a nivel de refuerzo de habilidades comunicativas y de empatía, ya que los participantes aprenden a leer y responder a las señales y necesidades del animal.

A su vez, la TAA puede proporcionar alivio a la sensación de soledad, ya que los animales suponen una compañía reconfortante y sin juicio.

 

Fomento del ejercicio físico

Algunas intervenciones de terapia asistida con animales pueden estar orientadas a dar paseos con los animales o realizarse al aire libre, dos acciones que a su vez refuerzan los beneficios para la salud mental de la TAA.

 

Cómo iniciarse en la terapia asistida con animales

Un primer paso ineludible es investigar y conocer más sobre la terapia asistida con animales, de modo que se tenga una visión completa de sus ventajas y limitaciones, además de las mejores prácticas.

Además, como hemos indicado más arriba, la formación terapéutica es imprescindible para diseñar una intervención de TAA verdaderamente útil. 

 

Desde FUNDACIÓN JUAN XXIII conocemos bien las ventajas de la TAA. Por ello, hemos incorporado la canoterapia o terapia con perros a nuestros servicios de apoyo y calidad de vida en atención a personas adultas con discapacidad intelectual.

Así, a través de especialistas en terapia asistida con animales, brindamos a los usuarios de nuestros centros de día y ocupacionales la posibilidad de acceder a todos los beneficios de este tipo de intervención.

 

Nueva llamada a la acción

 

cumples-la-lgd-descarga-gratis

¿No te quieres perder nada? Suscribete a nuestra newsletter

regalos-verano

Artículos relacionados