El win-win de combinar RSC y eventos de empresa

El win-win de combinar RSC y eventos de empresa
La RSC o Responsabilidad Social Corporativa ha ido ampliando paulatinamente su peso en las empresas. Si antes la visión de una empresa estaba casi completamente dirigida a maximizar los ingresos, ahora cada vez más las corporaciones creen que la responsabilidad social es uno de sus pilares principales.

Las empresas ya no solo están comprometidas con los accionistas, sino también con la sociedad. De aquí que la RSC sea un elemento imprescindible para muchas compañías y que, para algunas, incluso se trate de un factor diferencial frente a la competencia.

La RSC implica, por supuesto, el cumplimiento obligado de las legislaciones (regionales, nacionales e internacionales) dentro del ámbito social, medioambiental, laboral y de Derechos Humanos. Además, amplía este compromiso acogiendo otro tipo de actuaciones voluntarias que busquen promover un cambio positivo en la sociedad (a nivel global o en la comunidad en la que opera la empresa) o mejorar la calidad de vida de sus empleados.

Los pilares básicos de la RSC

  • Compromiso global y transversal. La RSC afecta a todos los departamentos de la empresa, a todos los niveles y en todas las áreas geográficas en las que desarrolla su actividad.
  • Conducta ética. Es necesario marcar unos compromisos éticos que consigan un impacto real, no solo de cara a la sociedad. Esto implica aplicar la ética también en los procesos internos, que no son visibles a ojos de terceros.
  • Permanencia. La RSC debe tener vocación de permanencia. Los valores de la empresa y su compromiso no pueden cambiarse de un año a otro.
  • Adaptabilidad. Es fundamental ser capaz de adaptar las actividades de RSC a los intereses de la comunidad y al entorno que la rodea. En este sentido, cabe prestar atención a la gestión de impactos y atenuar las posibles consecuencias adversas que se pudieran producir por la actividad empresarial en el ámbito medioambiental circundante.
  • Condiciones laborales. La RSC debe empezar por prestar atención a la parte de la sociedad que forma parte de la propia empresa: sus empleados. La conciliación, la inclusión de las personas con discapacidad o el compromiso con la igualdad son asuntos que deben estar en la lista de prioridades.
Quiero cumplir con la LGD contratando servicios de Fundación Juan XXIII SOLICITA MÁS INFORMACIÓN

Cómo aplicar la RSC en los eventos de empresa

Como decimos, la RSC debe ser transversal. Esto significa que sus principios y objetivos deben estar presentes en todos los departamentos y en todas las acciones que desarrolle la empresa. También, por supuesto, en los eventos de empresa.

De hecho, los eventos de empresa pueden ser la ocasión perfecta para poner en práctica las políticas de RSC y hacerlas visibles frente a socios comerciales o potenciales clientes, o para implicar más a los trabajadores en la consecución de los objetivos RSC.

Por medio de la organización de eventos y de actividades que definan cuál es el ethos o comportamiento del negocio, se crea un valor añadido que tendrá un doble retorno. Por un lado, el incremento del sentimiento de pertinencia de los empleados, que mostrarán un mayor compromiso con la compañía porque estarán orgullosos de las acciones. Por otro lado, la creación de vínculos afectivos con los clientes: las políticas de RSC contribuyen a construir una imagen de empresa positiva y pueden ser un factor importante en la decisión de compra.

Nueva llamada a la acción

Cómo organizar eventos de empresa responsables

En FUNDACIÓN JUAN XXIII somos especialistas en el desarrollo de programas RSC. Ofrecemos asesoramiento personalizado para una gestión responsable y ayudamos a consolidar las políticas de RSC para que se conviertan en un pilar esencial en la estrategia de la empresa.

Nuestro objetivo es que las empresas sean capaces de crear una cultura empresarial positiva y fomentar un buen clima laboral mediante la transmisión de valores, como la inclusión de las personas con discapacidad o la ecología. Podemos hacerlo mediante campañas de sensibilización y concienciación, programas de voluntariado corporativo con la participación de personas con discapacidad (en este momento, adaptadas al formato online por la situación provocada por la COVID-19), iniciativas de conciliación o mediante la organización de eventos de empresa responsables e inclusivos.

De este modo, se consigue un evento diferente, con personalidad, y alineado con las políticas y objetivos RSC de la empresa.

Además de todo lo necesario para el evento de empresa (catering, camareros, presentador, música, invitaciones…) se obtienen tres ventajas añadidas: la mejora de la imagen empresarial, el cumplimiento de la empresa con la sociedad y la posibilidad de cumplir de este modo con la Ley General de Discapacidad.


Nueva llamada a la acción

  • Comparte esta publicación:
Eventos Fundación Juan XXIII

¿No te quieres perder nada?

¡Suscríbete a la newsletter del blog!

Guía para tu empresa sobre la LGD

Otras publicaciones que podrían interesarte

Cómo hacer un plan de voluntariado corporativo, paso a paso

Cada vez queda más patente la importancia de que las empresas colaboren con el tercer sector para impulsar actividades de voluntariado que puedan dar…

Voluntariado digital o cómo hacer RSC en tiempos de COVID-19

La pandemia de COVID-19 ha cambiado muchas cosas que dábamos por sentadas. Tras la interrupción repentina de muchas de las actividades empresariales…