¿Cómo funcionan los pisos tutelados para personas con discapacidad?

|

Las personas con discapacidad deben tener la oportunidad de elegir dónde y con quién vivir, en igualdad de condiciones con las demás, tal y como se recoge en el Artículo 19 de la Convención sobre los Derechos de las personas con discapacidad de Naciones Unidas.

Para alcanzar un nivel de independencia que lo permita, algunas personas necesitan algo de apoyo. Los pisos tutelados para personas con discapacidad  sirven para que reciban la ayuda necesaria para vivir de la forma la forma más autónoma posible. ¿Quieres saber cómo funcionan?

Esta navidad celebra por tres

 

 

Pisos tutelados: una herramienta para la autonomía

 

En los pisos tutelados para personas con discapacidad, varias personas comparten vivienda. Pueden acceder a estos servicios personas con cierto grado de discapacidad, que cuenten con un nivel relativamente alto de autonomía.

En el piso, reciben el apoyo de un educador o encargado del piso, que vela por que las personas se sientan cómodas, ofrece de forma puntal ayuda u orientación para ciertas situaciones de la vida cotidiana y fomenta la convivencia y la cooperación.

Existen varios tipos de pisos tutelados. Mientras unos tienen una duración indefinida, otros sirven para lo que se llama entrenamiento para la emancipación, es decir, para practicar de cara a mejorar la autonomía personal y las habilidades para la vida diaria.

En los pisos tutelados, aprenden a repartirse las tareas del hogar, a hacer la compra, cocinar, usar medios de transporte y mucho más, de modo que tanto ellos mismos como sus familias puedan comprobar que pueden hacerse responsables de su día a día. Así, los pisos tutelados para personas con discapacidad posibilitan experiencias vitales apropiadas para su edad y permiten poner en práctica sus conocimientos y destrezas fuera de su núcleo familiar,  en un entorno normalizado, junto a otros iguales y en una vivienda adaptada a sus necesidades.

Para llevar una vida independiente es necesaria la autodeterminación, la decisión de cómo, con quién y dónde quiere vivir la persona. Se trata de acompañar a los participantes y a sus familias en el proceso

Brinda por Juan. Descubre nuestras copas y desayunos navideños

 

 

Los pisos tutelados, uno de los nuevos proyectos de FUNDACIÓN JUAN XXIII

 

En 2021, en FUNDACIÓN JUAN XXIII conseguimos el gran hito, perseguido durante muchos años, de poner en marcha varios pisos tutelados.

Allí, los usuarios de nuestros centros diurnos pueden convivir con los apoyos necesarios, con el objetivo de desarrollar, afianzar y aumentar su autonomía, para así poder llegar a vivir de manera independiente, con las ayudas necesarias.   

Actualmente, contamos con varias viviendas en el distrito de Vicálvaro, muy cerca de la Fundación, en el propio entorno de los participantes y dentro de su cotidianidad.

Se trata de dos viviendas de tres habitaciones y una de cuatro habitaciones que tienen un carácter de entrenamiento. La experiencia dura seis meses, de lunes a viernes. Durante los fines de semana, los compañeros de piso regresan al domicilio familiar para continuar con el entrenamiento y para que no sea tan dura la separación (tanto para ellos como para sus familias).

Desde octubre, también supervisamos la casa que uno de nuestros usuarios del Centro Ocupacional está compartiendo con otros dos compañeros, una vivienda de lunes a domingo y para toda la vida.  

Por ahora, se han beneficiado de este proyecto 27 participantes, tanto del Centro Ocupacional como del Centro de Día.  

Aunque al principio la decisión pueda dar algo de vértigo a los participantes o a sus familias, lo cierto es que, cuando ven que todo fluye, se dan cuenta de que han acertado con la iniciativa y empiezan a saborear la confianza y la autoestima de saberse capaces de guiar su propia vida.

 

esta navidad celebra por tres

¿No te quieres perder nada? Suscribete a nuestra newsletter

Brinda por Juan. Descubre nuestras copas y desayunos navideños

Artículos relacionados