Principales áreas de la Responsabilidad Social Empresarial

|

Las empresas cada vez son más conscientes de la importancia de la Responsabilidad Social Empresarial (RSE) e intentan integrarla en todos los ámbitos de su negocio. Pero el impacto de un negocio es muy amplio y difícil de medir, por lo que las compañías deben definir diferentes áreas de Responsabilidad Social Empresarial para poder analizarlas e identificar las cuestiones que pueden afectar a la RSE.

A la hora de definir las áreas o ámbitos de la RSE, no hay un único modelo a seguir. Algunas empresas optan por un sistema basado en áreas de trabajo, que habitualmente son:

    • Derechos humanos

    • Normas laborales

    • Medioambiente

    • Intereses de los consumidores

    • Lucha contra el fraude

Otro de los enfoques más utilizado, ya que facilita la detección de oportunidades de mejora, es el propuesto por Stefanie Hiß, que establece las tres dimensiones o áreas de la Responsabilidad Social Empresarial y que explicamos a continuación.

 

Las dimensiones de la Responsabilidad Social Empresarial

    • Área de responsabilidad interna. Dentro de la responsabilidad interna nos encontramos con la responsabilidad de gerencia, la responsabilidad comercial y el rendimiento económico de la empresa, además del cumplimiento de la legalidad existente (compliance). Esta área de la RSE no llega directamente al público, pero es de las más importantes, ya que sienta la base de la orientación ética de la empresa.

    • Área de responsabilidad central. En esta área se abordan los estándares laborales y ambientales, los valores y la gestión de la cadena de suministro, enfocándose en todos los grupos de interés  (accionistas, proveedores, socios, empleados, directivos, etc).

    • Área de responsabilidad externa. No menos importante es el área de responsabilidad externa. En esta, la empresa toma un papel activo y altruista hacia la sociedad. Consiste en ir más allá de los empleados, clientes, accionistas o proveedores, abriendo el abanico de interlocutores, que también incluirá a las comunidades locales, administraciones, entidades sin ánimo de lucro o grupos de opinión. 

 

      Quiero ayudar a transformar una vida        SOLICITA MÁS INFORMACIÓN

 

Acciones para el área de responsabilidad interna

El área de responsabilidad interna es la que incluye procesos que afectan a la estrategia de la empresa, por eso suele ser responsabilidad de la gerencia y altos mandos. 

Conlleva decisiones relevantes como los socios comerciales elegidos, la mejor planificación de crecimiento y muchos otros aspectos en los que hay que tomar decisiones de gestión.

Algunas acciones que podrían enmarcarse en esta área son las políticas de transparencia, una planificación de crecimiento justa, prácticas de competencia responsable y una  contabilidad sana.

 

Acciones para el área de responsabilidad central

El área de responsabilidad central se refiere a los efectos de la actividad de la empresa sobre la sociedad y el medioambiente e implica a los empleados, sociedad, medioambiente y grupos de interés

Es importante preocuparse por todos ellos, con especial énfasis en los empleados, proporcionándoles un entorno de trabajo agradable, una buena comunicación, la remuneración justa y buenas condiciones laborales en general. 

Es un área que abarca mucho, y cada empresa debe crear las estrategias más adecuadas para ello, teniendo en cuenta aspectos como la reducción de las emisiones de CO2, la eficiencia energética, la elección de proveedores, la publicidad responsable, los planes de igualdad o, como hemos indicado antes, las condiciones de trabajo. 

 

descarga la guía completa para la aplicación de la LGD en tu empresa

 

Área de responsabilidad externa

El área de responsabilidad social externa es una parte olvidada de muchos negocios, pero muy importante. Muchas empresas asumen la responsabilidad social fuera de sus operaciones, favoreciendo así los resultados empresariales y beneficiando a su entorno. 

Dentro de esta área, los voluntariados corporativos son una iniciativa que crea un impacto positivo en la sociedad. A la vez, actúan a nivel central, mejorando la cohesión y el sentimiento de pertenencia del equipo. 

Son interesantes también los patrocinios de proyectos sociales porque apoyan económicamente iniciativas de entidades sin ánimo de lucro, que son las encargadas de trazar proyectos a largo plazo que dan los mejores resultados. 

De este modo, se crea una simbiosis: la empresa aporta financiación a un proyecto, creado y ejecutado por una entidad experta en la materia, pero puede seguir conectada a él para ver de primera mano su evolución, conocer los resultados y sentirlo como propio.

En FUNDACIÓN JUAN XXIII tenemos varios proyectos en marcha que buscan financiación, todos ellos destinados a la inclusión social y laboral de personas en situación de vulnerabilidad psicosocial y a mejorar sus condiciones de vida. Abarcan diferentes campos como la investigación en nuevas tecnologías para la rehabilitación, becas de atención para familias con dificultades económicas, la formación para personas con discapacidad intelectual y otros proyectos para la inserción laboral.

Además de la satisfacción de conseguir transformar la vida de muchas personas, el patrocinio de nuestros proyectos permite a las empresas cumplir con la Ley General de Discapacidad y tiene importantes beneficios fiscales.

Si quieres reforzar la responsabilidad social de tu empresa, te invitamos a que nos contactes y conozcas todos los proyectos que puedes apoyar.

 

Tu compromiso transforma Vidas

Nueva llamada a la acción

¿No te quieres perder nada? Suscribete a nuestra newsletter

Nueva llamada a la acción

Artículos relacionados