¿Qué tipos de discapacidades existen?

|

A pesar de las ideas preconcebidas, la discapacidad es muy diversa y heterogénea. Más de mil millones de personas tienen algún tipo de discapacidad, según datos de la OMS (Organización Mundial de la Salud), lo que constituye un 15% de la población mundial. 

Además, el número de personas con discapacidad va en aumento, debido (entre otras causas) al envejecimiento de la población. La OMS también recuerda que es probable que casi todas las personas experimenten alguna forma de discapacidad (temporal o permanente, reconocida o no) en algún momento de su vida. 

Por este motivo, y para romper con los estigmas, conviene saber qué es la discapacidad y qué tipos de discapacidades existen.

 

¿Qué es exactamente la discapacidad?

Uno de los equívocos más comunes es asociar discapacidad a enfermedad. Aunque ciertas dolencias ligadas a la discapacidad conllevan enfermedades, o mala salud, no siempre es así: las personas con discapacidad no tienen por qué tener una enfermedad.

Esta idea errónea está lejos de contribuir a la normalización de la discapacidad. Es más, genera comportamientos de sobreprotección que infantilizan a las personas con discapacidad, lastran su desarrollo y sus posibilidades de vivir de la forma más autónoma posible.

Entonces, ¿cómo definimos la discapacidad? Según la OMS, la discapacidad es un término general que abarca las deficiencias, las limitaciones de la actividad y las restricciones de la participación. 

  • Las deficiencias son problemas que afectan a una estructura o función corporal.

  • Las limitaciones de la actividad son dificultades para ejecutar acciones o tareas.

  • Las restricciones de la participación son problemas para participar en situaciones vitales.

Por lo tanto, la discapacidad se define como un fenómeno complejo que dificulta la participación plena y efectiva de las personas en la sociedad en igualdad de condiciones a los demás. De este modo, se reconoce que el contexto social es fundamental para determinar la discapacidad de una persona.

 

Nueva llamada a la acción

 

Los cuatro tipos de discapacidades

Según la Clasificación Internacional del Funcionamiento, de la Discapacidad y de la Salud (CIF), aprobada en el año 2001 por los 191 países que integran la OMS, existen cuatro tipos de discapacidades:


1. Discapacidad física o motora

La discapacidad física es aquella que reduce la capacidad de movimiento de las personas. En muchas ocasiones, es sobrevenida (la persona no nace con ella). Dentro de este tipo de discapacidad, también existe mucha variabilidad, ya que puede deberse a la falta de una o varias extremidades, afecciones neurológicas, problemas en la musculatura y un largo etcétera.

Como en todos los tipos de discapacidades, la discapacidad física puede ser de diversos grados (según su levedad o gravedad).

 

2. Discapacidad sensorial

Es la que hace referencia a las personas que han perdido su capacidad visual o auditiva o a quienes presentan problemas para comunicarse o para utilizar el lenguaje

 

3. Discapacidad intelectual

La discapacidad intelectual es aquella que provoca que las personas presenten una serie de limitaciones a la hora de adquirir las habilidades diarias que sirven para responder a distintas situaciones en la vida, para comprenderlas y para comunicarse con los demás. 

A su vez, la discapacidad intelectual puede ser:

    • Leve. Son personas capaces de formarse y tener actividad profesional, aunque su aprendizaje requiere de apoyos especiales.

    • Moderada. Con terapia y los apoyos adecuados pueden llegar a tener cierto grado de autonomía.

    • Grave. Casi siempre presentan daños a nivel neurológico, habilidades motoras reducidas y poca o nula comprensión lectora y numérica.

    • Profunda. Suele aparecer acompañada de problemas neurológicos y motores. La capacidad comunicativa puede llegar a ser inexistente o muy limitada.

La discapacidad intelectual es irreversible pero, con los apoyos correctos, las personas con discapacidad intelectual pueden progresar y lograr muchos objetivos, así como mejorar su calidad de vida.

 

4. Discapacidad psíquica

Se relaciona con el comportamiento del individuo o con alteraciones de tipo emocional o cognitivo. Está ligada a las enfermedades de tipo mental como, por ejemplo, bipolaridad, esquizofrenia, depresión, trastornos del pánico, síndrome de Asperger o trastornos del espectro autista (TEA). 

Aunque, en ocasiones, una persona puede presentar discapacidad psíquica y también intelectual, no siempre están asociadas.

 

Nueva llamada a la acción

 

Conoce la labor de FUNDACIÓN JUAN XXIII

En FUNDACIÓN JUAN XXIII trabajamos para fomentar la inclusión de personas con todo tipo de discapacidades, centrando nuestros esfuerzos en los servicios de apoyo para personas con discapacidad intelectual, por sus especiales necesidades y las mayores barreras que encuentran para su inclusión.

Para ello, trabajamos en tres áreas:

    • La atención directa. En nuestro Centro de Día y nuestro Centro Ocupacional, ofrecemos atención directa a personas con grandes necesidades de apoyo o discapacidad moderada (respectivamente) para que mejoren sus habilidades sociales, su autonomía personal y su calidad de vida. Además, el Centro Ocupacional también permite mejorar sus habilidades sociolaborales para facilitar la incorporación al mercado laboral.

    • La formación orientada al empleo. Ofrecemos formación especializada a personas con discapacidad intelectual y/o enfermedad mental para mejorar su empleabilidad. Todos nuestros cursos son gratuitos para los alumnos, gracias a la colaboración de nuestras empresas patrocinadoras.

    • La creación de empleo protegido. Contamos con un Centro Especial de Empleo que ofrece multitud de servicios a las empresas, permitiendo así que estas cumplan con la Ley General de Discapacidad. Además de crear empleo para personas con discapacidad (que conforman más del 70% de nuestra plantilla) los beneficios de este centro se revierten de forma directa en la misión de la Fundación.

 

Nueva llamada a la acción

Nueva llamada a la acción

¿No te quieres perder nada? Suscribete a nuestra newsletter

Nueva llamada a la acción

Artículos relacionados