anagrama

Escribe tu búsqueda y presiona Enter

Responsabilidad social: Definición y ejemplos

Responsabilidad social: Definición y ejemplos

Seguramente habrás escuchado hablar en muchas ocasiones de la responsabilidad social y de la importancia que tiene, ya no solo individualmente sino también en el ámbito de las empresas, por el impacto que estas tienen en la sociedad y el planeta.

Por eso, en este post revisamos qué es la responsabilidad social y algunas acciones que puede realizar tu empresa para mejorar todo aquello que la rodea. ¿Quieres descubrirlo?

 

¿Qué es la responsabilidad social?

La responsabilidad social es una carga que se asume voluntariamente para contribuir a la construcción de una sociedad más justa y a la protección del medioambiente. Puede ser llevada a cabo a nivel individual, pero también por una organización.

La responsabilidad social a nivel organizacional (Responsabilidad Social Corporativa o Responsabilidad Social Empresarial) se encuentra regulada por medio de normas internas, decretos y regulaciones. Es un concepto normativo, pero no es obligatorio, es decir, no tiene fuerza de ley, aunque el cumplimiento de las normativas es uno de sus principios.

 

      Quiero ayudar a transformar una vida        SOLICITA MÁS INFORMACIÓN

 

Principios de la responsabilidad social

 

1. Cumplimiento normativo.

El cumplimiento normativo o compliance es fundamental para desarrollar una política de responsabilidad social. 

Debe atenderse al cumplimiento de la legislación nacional en vigor, así como otras normativas y directivas internacionales de organismos como la Organización Internacional del Trabajo (OIT), la Declaración Internacional de Derechos Humanos, las directrices de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) para empresas multinacionales, el Libro Blanco sobre Responsabilidad ambiental o la Agenda Social Europea.

 

2. Coherencia.

La responsabilidad social no debe quedarse en un compendio de intenciones plasmadas en un papel, sino que es un compromiso público que debe cumplirse y tener un efecto en todas las decisiones de negocio.

3. Transversalidad.

La responsabilidad social debe darse en todas las áreas de la empresa, incluso en aquellas que asumiríamos que no son nuestra responsabilidad (por ejemplo, también debe tenerse en cuenta la responsabilidad social de los proveedores que se contratan).

 

4. Gestión de los impactos.

Toda empresa tiene impactos en la sociedad y en el medioambiente, positivos y negativos. La responsabilidad social pasa por fomentar los positivos y reducir los negativos o, si no es posible, contrarrestarlos con otras acciones.

 

5. Medición y comunicación.

La estrategia de responsabilidad social, como cualquier otro ámbito de la empresa, debe medirse en base a objetivos. También debe comunicarse a los empleados y a los accionistas, así como al conjunto de los grupos de interés (incluyendo a los clientes).

 

descarga la guía completa para la aplicación de la LGD en tu empresa

 

Ejemplos de responsabilidad social en la empresa

 

Tener una política de responsabilidad social supone una gran ventaja competitiva de las empresas, que destacan sobre empresas de su competencia por el cumplimiento de esta, lo que hace que mejore su imagen.

Por esto mismo, y porque están realmente concienciadas, muchas empresas dedican un alto presupuesto a desarrollar acciones relacionadas con el medioambiente o la sociedad, como las que comentaremos a continuación.

 

1. Patrocinios a entidades del Tercer Sector.

El patrocinio económico a entidades sin ánimo de lucro consigue que se puedan desarrollar muchos proyectos en beneficio de la sociedad, con financiación de la empresa pero ejecutados por expertos en la materia. En FUNDACIÓN JUAN XXIII trabajamos por la inclusión social y laboral de personas con discapacidad, principalmente intelectual. Tienes la posibilidad de patrocinar alguno de los muchos proyectos que ya tenemos en marcha para mejorar su calidad y sus expectativas de vida.

 

2. Asegurar el bienestar de la plantilla.

Con medidas como las de favorecer la conciliación familiar y laboral, la flexibilidad en el puesto de trabajo, la igualdad de remuneraciones en el mismo puesto, contar con una política de beneficios sociales y mucho más. Esto incluye también una buena política de comunicación interna que favorezca la participación de todos los miembros de la empresa.

 

3. Trabajar para la inclusión dentro de la empresa.

Independientemente de que tu empresa tenga o no la obligación, por la Ley General de Discapacidad, de reservar un cupo para personas con discapacidad, es bueno que favorezcas la inclusión de personas con discapacidad o personas con riesgo de exclusión social dentro de tu negocio. La diversidad también enriquecerá a tu plantilla y favorecerá el trabajo en equipo.

 

4. Reducir tu huella medioambiental.

Puedes desarrollar una política empresarial con diversas medidas que ayuden a que tu empresa sea sostenible medioambientalmente, como el compostaje de residuos orgánicos o la reutilización de aguas grises.

También tienes la opción de firmar el contrato de tus suministros con una empresa proveedora de energías renovables para reducir con ello el nivel de emisiones de gases efecto invernadero. En este sentido, puedes contar con JUAN ENERGY que, además de energía verde, ofrece energía 100% solidaria, dedicando todos los beneficios a fomentar la inclusión de las personas más vulnerables.

 

5. Diseñar y llevar a cabo una política de reducción y reciclaje.

Puedes reducir el uso de plásticos en los embalajes, reutilizar ciertos productos usados en otras fases de producción y mucho más. En definitiva, rediseñar tus productos o servicios para que sean menos contaminantes o para alargar su vida útil. Esta política dependerá de tu empresa y las actividades que realice.

 

Estos son algunos ejemplos de acciones que te permitirán trabajar la responsabilidad social desde la empresa, pero hay muchas más, que además pueden adaptarse según la cultura organizacional de tu empresa y sus valores. Si necesitas más ideas, en FUNDACIÓN JUAN XXIII podemos ayudarte a diseñar y poner en marcha iniciativas que causen un verdadero impacto social.

Tu compromiso transforma Vidas

  • Comparte esta publicación:
Nueva llamada a la acción

¿No te quieres perder nada?

¡Suscríbete a la newsletter del blog!

Nueva llamada a la acción

Otras publicaciones que podrían interesarte

5 acciones para un plan estratégico de RSC

Dentro de un plan estratégico de RSC, una de las partes más importantes es el plan de acción o, en otras palabras, la programación de las actividades…

Principales áreas de la Responsabilidad Social Empresarial

Las empresas cada vez son más conscientes de la importancia de la Responsabilidad Social Empresarial (RSE) e intentan integrarla en todos los ámbitos…

Beneficios de realizar donaciones a fundaciones

Realizar donaciones a fundaciones es una práctica cada vez más extendida entre empresas socialmente responsables y que beneficia a las fundaciones, a…