¿Qué tipos de envases y embalajes existen?

|

Existen diferentes tipos de envases y embalajes que puedes utilizar en diferentes áreas del mundo de los negocios. Todos los envases y embalajes son perfectos para conservar los productos, evitando su deterioro, contaminación y posibles pérdidas, y facilitando así su manipulación, distribución, transporte y consumo. Pero van más allá: pueden ser una herramienta de marketing poderosa, ya que ofrecen una oportunidad perfecta de diferenciación de tu negocio o marca.

Guía de billing para empresas

 

¿Cuál es la diferencia entre los envases, empaques y embalajes?

 

Los envases

Los envases son aquellos que contienen y guardan los productos. Tienen contacto directo con ellos y los protegen. Así, los envases son usados para preservar la calidad y características de los productos y para dosificar las cantidades. También sirven para identificar los productos y ofrecer información adicional.

 

Los empaques

Un empaque es el encargado de vestir el producto para la venta. Normalmente, incluye dentro uno o varios envases, aunque ciertos envases (por ejemplo, las botellas) no necesitan de una capa extra. 

Los empaques tienen la función de exhibir y facilitar la venta o el uso del producto, con una imagen que destaque y sobresalga frente a la competencia. Por este motivo, conviene utilizar envases atractivos que capten la atención de los potenciales clientes.

 

Los embalajes

Por otro lado, los embalajes se utilizan para conservar los envases y empaques. Son usados para facilitar la manipulación y proteger los productos mientras son transportados y distribuidos. 

Los envases protegen de manera individual los productos, mientras que los embalajes suelen proteger de forma colectiva. Son los envases de los envases, por decirlo de alguna manera. 

Piensa en el siguiente ejemplo: una caja de galletas. Los envases son los paquetes de galletas que agrupan unas cuantas unidades y la caja de cartón que los recubre sería, en este caso, el empaque. El embalaje sería la caja que contiene varias de las cajas de galletas y las protecciones adicionales que se dispongan de cara a su distribución.

Como contamos en este otro post, en la industria también se utiliza en ocasiones la denominación de embalajes primarios, secundarios y terciarios. 

  • El embalaje primario es el envase, ya que está en contacto directo con el producto.

  • El embalaje secundario es el empaque.

  • El embalaje terciario es lo que habitualmente se llama embalaje, es decir, las protecciones que se aplican en el transporte y distribución de los productos.

 

Guía de billing para empresas

 

Los envases y embalajes más usados

Si quieres hacer tus productos más atractivos y llegar mucho mejor a tus clientes, debes elegir con cuidado el tipo de envase y embalaje. Algunos de los más utilizados, son:

  1. Estuches y cajas. Consiste en guardar el producto en una caja o estuche de cartón. Hay muchos subtipos: cajas troqueladas, preformadas, wrap-around, etc. En algunos casos, puede ser necesaria la fijación y/o pegado de elementos y etiquetados.

  2. Flow pack. Se trata de un sistema de envasado que forma una bolsa sellada, a manera de almohada, que cuenta con una triple costura de sellado térmico que garantiza la conservación, calidad y seguridad del producto. Muchos alimentos (como las galletas) utilizan este tipo de envase, pero también se usa mucho para proteger artículos (por ejemplo, los tapones de los oídos o los auriculares que se reparten en los aviones).

  3. Sobres. Los sobres son un clásico en el envío de comunicaciones en papel, como facturas, comunicaciones comerciales u objetos de pequeño tamaño y peso. Pueden personalizarse para convertir las comunicaciones o las facturas en el mejor medio de promoción e información.

  4. Blisters. Son envases generalmente de plástico transparente, con una cavidad en la que se aloja el producto. Aunque todos tenemos en mente los blisters de los medicamentos, lo cierto es que este tipo de envases se usa también para proteger artículos de papelería (tijeras, cúteres, paquetes de rotuladores…), juguetes y componentes eléctricos (auriculares, cables…), entre otros muchos usos.

  5. Embolsados. Si quieres que tus publicaciones luzcan más, o dar a conocer mejor tus productos o servicios, te encantará contar con catálogos, revistas y mucho más. Para hacerlas más especiales mediante embolsados personalizados.

  6. Retractilados. Consiste en envolver la mercancía con un papel film termoplástico. Se usa normalmente para proteger los productos y la carga, al final de la línea de producción. Algunos ejemplos de retractilados son los que se usan para cubrir un lote de botellas de agua, agrupándolas. Las publicaciones periódicas también pueden utilizar este sistema para incluir junto con una revista cualquier elemento promocional.

  7. Sleevers. Consiste en un film termoencogible que recubre el envase y lo viste por completo, adaptándose a su forma. Por ejemplo, muchas botellas de alcoholes premium cuentan con esa especie de manga que las recubre totalmente. Así, hay más espacio para decorar el producto.

 

Si buscas un servicio de co-packing y de manipulados promocionales e industriales, puedes contar con FUNDACIÓN JUAN XXIII. Con más de 25 años de experiencia, podemos ofrecerte un servicio y atención caracterizados por la máxima calidad posible, con una amplia gama de soluciones adaptadas a tus objetivos. Además, se trata de un servicio solidario, ya que todos los beneficios se reinvierten en los proyectos de inclusión social y laboral de la Fundación. 

Si quieres sumar valor social a tus productos mediante el envase, embalaje o empaque que los recubre, contáctanos.

 

Guía Billing

Nueva llamada a la acción

¿No te quieres perder nada? Suscribete a nuestra newsletter

Nueva llamada a la acción

Artículos relacionados